Diferentes fuentes de innovación

Existen diferentes estudios (von Hippel 1988 y Powell 2011 entre otros) que demuestran la existencia de diversas fuentes de innovación, desde donde surgen esas ideas que después serán transformadas en resultados. Según el estudio realizado por Ebert et al. (2008), no existe ninguna compañía lo suficientemente grande o innovadora para ser líder en innovación sin colaborar con un conjunto de partners. Al desarrollar nuevas ideas, los líderes en innovación dan muestras de que confían en sus clientes, partners y competidores para complementar sus funciones internas. De hecho, tal y como demuestra la siguiente figura, las organizaciones que tienen las mejores prácticas en innovación producen cerca de la mitad de sus innovaciones de ideas generadas fuera de su compañía. Las organizaciones que adoptan la innovación abierta, pueden obtener las ideas de diferentes fuentes, entendiendo que cada uno de los contribuidores ofrece una diferente y valiosa perspectiva.

fuentes_innovacion_1

(más…)

Diferentes tipos de concursos de innovación

Uno de los mecanismos más conocidos y utilizados para poner en marcha iniciativas de innovación abierta son los concursos de ideas. En un artículo titulado “The future of crowdsourcing: From idea contests to MASSive ideation” sus autores analizan las dificultades existentes a la hora de organizar un concurso de innovación y los diferentes diseños de concurso para paliar ciertas dificultades. Uno de los diseño típicos de un concurso de innovación es el que se muestra en la siguiente figura. En ella se deja en manos de los miembros del concurso la generación de ideas, mientras que el resto de fases están a cargo de la organización que convoca el concurso.

concurso_innovacion_1 (más…)

Diferentes grados de colaboración con los clientes y/o usuarios

En el marco de la innovación abierta, una de las fuentes de innovación principales son los propios clientes de la organización y/o los usuarios de los productos/servicios que esta ofrece. En este sentido es importante acotar los diferentes grados de colaboración existentes entre la organización y los clientes y/o usuarios. Para ello cero que puede ser de utilidad la siguiente clasificación, en parte validada por la literatura existente (Piller et al. 2010) (von Hippel 1988). (más…)